La protección activa debe ser una prioridad para la empresa. No se trata de alarmar sin motivo ante una amenaza "invisible", sino de estar lo más seguros ante nuevas amenazas informáticas. Garantizar la seguridad al 100% no es posible, pero si tomar las medidas oportunas para su detección, mitigación y corrección en un tiempo determinado.

Aplicar soluciones con inteligencia en la nube permite identificar amenazas desconocidas, tráfico sospechoso, archivos fraudulentos… el aprendizaje continuo de los sistemas permite aislar y proteger de manera más efectiva.

Técnicas de sandboxing (caja de arena) permiten ejecutar un programa en un espacio virtual cerrado y limitado para evaluar la seguridad de un fichero de forma automatizada. Este tipo de medidas preventivas proporcionan capacidades de protección frente a nuevas amenazas.

La seguridad empieza por la formación a usuarios, pero los equipos de supervisión y protección son necesarios en cualquier entorno. Contacta con nosotros para conocer las soluciones adaptadas a su entorno.

 

Seguridad inteligente en la nube